La historia de Pretty

La historia de Pretty comienza con un error, uno de esos errores que te quedan marcados para siempre. A cada cachorro que entregamos le prometemos la mejor de las vidas y quizás por ingenuos e inexperiencia en el caso de Pretty no fué así.

Apenas comenzabamos nuestro camino como criadores, era nuestra segunda camada y un criador se interesó por una cacchorrita. Para nosotros que un profesional quisiera un perro nuestro para llevarlo a exposiciones y le interesara nuestro trabajo para mejorar su línea nos pareció una oportunidad, parecía una persona seria y comprometida, que acudía a exposiciones con sus perros y con una buena página web...y nosotros criadores noveles que aún no habían conocido la cara mala de este mundo confiamos en él.

Pretty era una cachorra de una dulzura inmensa, grande de tamaño y de corazón, se fue a su nueva vida, aquella que le prometimos maravillosa pero comenzó su infierno. Pasaron los años y fuimos dándonos cuenta de en qué manos habíamos dejado a aquella cachorrita, y por si fuera poco tenia como socio un criador aún peor que él con el que se intercambiaban las hembras cada celo para criar.

Un día alguien que había visitado al segundo criador en cuestión nos comentó que había cogido allí un cachorro de Pretty y que la había visto, atada en una jaula, dicen que intentaba escapar a menudo, les hacia gracia y la llamaban koala por subirse por las rejas, la solución fue atarla. Aquello nos destrozó el corazón y nos juramos rescatarla como fuera y costara lo que costara. A nosotros no nos la quisieron devolver por lo que usamos a un intermediario al que daríamos el dinero. Consiguió convencerlos de comprarla, se la ofrecieron embarazada en un principio pero al final tuvo los cachorros y recién destetada viajó por MRW hasta casa de nuestro amigo. Recuerdo las palabras de otro compañero criador, que también nos ayudó, al verla "madre mía como está la pobre perra" 

Pretty llegó a casa muy asustada y tardamos alrededor de un año en recuperarla emocionalmente, no sabia lo que era una pelota, tenia miedo de las caricias...había vivido en un mundo de 4 paredes y personas que la trataban como objeto durante 5 años, teniendo a sus cachorros en una jaula, su única distracción y ración de cariño hasta que se los quitaban y volvía a su soledad. Poco a poco se fue despojando del terror y volvió a salir aquella perrita de dulzura infinita que conocíamos de cachorra, allí estaba su alma, asustada en un rincón profundo de su ser y poco a poco con mucho amor y paciencia despertó.

Decidimos que Pretty se merecía ser ahora perra única, mimada y amada inmensamente por una familia toda para ella. Y apareció la familia más maravillosa que podíamos imaginar. Pretty tuvo entonces una segunda vida ,esta vez sí la que se merecía, la que le prometí cuando de bebé la tenia en brazos.... vivió en una casa llena de calor y cariño, fue cuidadora de una niña preciosa a la que acompañó en su crecimiento, conoció la playa, los valles y paseó por las montañas... 

A los 13 años Pretty se marchó de esta vida rodeada del amor de su preciosa familia. DEP preciosa.

 

PD: Por nuestra parte aprendimos mucho sobre esta experiencia, nos juramos no volver a equivocarnos, podemos parecer demasiado exigentes al pedirnos un cachorro pero no volveremos a poner en riesgo la felicidad de los cachorros que traemos al mundo. No vendemos a ningún criador que no sea amigo,  ni particular que quiera criar, no entregamos el LOE de ningún cachorro, preferimos mil veces que todos se vayan a hacer vida de sofá y paseos en  familias estupendas aunque se nos pierdan posibles campeones por el camino. 

Screenshot_2021-01-01-13-50-01-609_com.w